Madre Carmen

¿Quién es Madre Carmen?

Madre Carmen vivió toda su vida muy intensamente, sin perder un minuto de su tiempo y dedicando su vida por entero a los demás, por este motivo desde su nacimiento en 1834 hasta su muerte en 1899, son muchos los momentos que podemos recordar. Y no sólo a lo largo de su vida, si no después de dejar este mundo para nacer a la vida eterna también debemos destacar otra serie de fechas importantes para su Congregación y alguna de ellas relacionadas con el Proceso de Canonización iniciado en 1945.

Su Carisma

Es franciscano. Mira a Cristo y a María en la grandeza de sus Corazones y anhela enseñar a los hombres a conocer y amar a Dios. Está hecho de interioridad y silencio. Traduce la fraternidad franciscana en sencilla y abnegada vida de familia, confiada siempre en la Providencia del Padre y atenta al Espíritu, que la mantiene en verdadera unión.

Obra

La Congregación de Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones está llamada a vivir en la Iglesia su Carisma Franciscano, que mira a Cristo y a María en la grandeza de sus Corazones y anhela enseñar a los hombres a conocer y amar a Dios. Su servicio apostólico lo realizan en la evangelización, por medio de la enseñanza y asistencia a enfermos en centros sanitarios, con preferencia a los más necesitados.

Dónde estamos

La Congregación nace en España, en Antequera (Málaga) y se extiende a distintos puntos del país: Andalucía, Madrid, Murcia, Cataluña, Valladolid y Melilla. Además, actualmente está presente en República Dominicana, Uruguay y Nicaragua.
Colegios, residencias de ancianos, escuelas talleres, dispensarios médicos, guarderías, casas de espiritualidad, obra social...

Más de 7.200 alumnos y sus familias, 439 profesores seglares... Todos formamos parte de la gran familia de Madre Carmen y todos latimos desde su corazón.

Pensamos

Como hermana, me inspiro en mi día a día a través de mi carisma, de las palabras y los gestos de Madre Carmen para ser capaz de contagiar a los demás los valores propios de nuestra de identidad.

Sentimos

Como profesor, escucho el latido de Madre Carmen y el de las hermanas para contagiarlo a los alumnos.

Hacemos

Como alumno, escucho el latido de Madre Carmen, de las hermanas, de los profesores para contagiarlo a mis amigos y a mi familia.

Como padres, hemos escuchado el latido de este gran corazón para sentirnos parte de la gran “Familia de Madre Carmen”.

Alert: You are not allowed to copy content or view source !!